Foto de BangladeshAbinas reside con su familia en una región de Chittagong Hill Tracts habitada por pequeños grupos indígenas. Como miembro de la comunidad chakma, se convirtió al cristianismo y ahora es pastor en su iglesia local. A pesar de la oposición de su aldea, Abinas se mantiene firme en su misión de compartir el Evangelio y reza por la gente de su comunidad, reconociendo su necesidad de la Palabra viva de Dios.

La diversidad cultural de la región y su entorno políticamente hostil plantean importantes retos al ministerio de Abinas. "En nuestra región montañosa viven personas de diferentes tribus, cada una con sus propias creencias religiosas y prácticas culturales", afirma. "Sin embargo, cuando difundimos el Evangelio, nos encontramos con numerosas barreras sociales". Los líderes de las aldeas y los partidos políticos armados se oponen activamente a sus esfuerzos de predicación. Abinas mantiene la esperanza. "A pesar de estos obstáculos, la gente acepta a Cristo y surgen iglesias en nuestra zona", afirma.

Abinas relata un terrible incidente que tuvo lugar en enero de 2022. Tras una ceremonia de bautismo, él y otros pastores fueron rodeados y torturados por un grupo armado. "Mostrando sus armas, nos obligaron a caminar por la selva durante un largo periodo antes de liberarnos. Este incidente nos dejó a todos conmocionados", recuerda.

A pesar de la persecución que sufre, Abinas sigue sirviendo a Cristo y presta apoyo a los nuevos creyentes que se enfrentan a la presión de la etnia chakma y a la oposición de los budistas locales. Destaca la importancia de la formación que recibió de la Liga Bíblica Internacional, que le dotó de métodos eficaces para compartir el Evangelio y distribuir la Palabra de Dios.

"La formación y las lecciones impartidas por la Liga Bíblica han desempeñado un papel fundamental en mi crecimiento espiritual, en el desarrollo de mi iglesia y en llevar a otros a Cristo a través de la evangelización", reconoce Abinas. Reconoce la importancia de poner la Palabra de Dios en manos de aquellos con quienes comparte el Evangelio.

Reflexionando sobre su transformación del budismo al servicio de la Iglesia de Dios, Abinas dice: "Antes de abrazar a Jesucristo, practicaba el budismo y tenía actitudes negativas hacia los cristianos. Sin embargo, después de aceptar a Jesucristo, mi vida empezó a cambiar. Me di cuenta de que mi salvación reside únicamente en Cristo". Abinas encuentra una inmensa alegría en servir como pastor y da gloria al Señor por utilizarle, a pesar de su anterior oposición al cristianismo.

Uno de los versículos bíblicos favoritos de Abinas es Gálatas 6:9-10 (NVI): "No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo recogeremos la cosecha si no nos damos por vencidos. Por tanto, en cuanto tengamos oportunidad, hagamos el bien a todas las personas, especialmente a las que pertenecen a la familia de los creyentes."